[captionpix imgsrc=”https://thecostaricanews.com/wp-content/uploads/2011/11/wind1.jpg” align=”left” captiontext=”Between 2009 and 2010, Guatemala, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Panama and Belize generated 237.2 gigawatt-hours of wind energy – though the biggest projects are in Costa Rica and Nicaragua.”]With oil prices fluctuating wildly and global warming a growing threat, eco-friendly wind turbines – once an unfamiliar sight in Central America – are suddenly popping up in valleys and plains from Panama to Guatemala.

Between 2009 and 2010, the region’s amount of electricity generated by wind power grew 120%, according to a study by the United Nations Economic Commission for Latin America (ECLAC).

During that time, the region comprising Guatemala, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Panama and Belize generated 237.2 gigawatt-hours of wind energy – though the biggest projects are in Costa Rica and Nicaragua.

Last June, the Honduran government announced it would invest US$2.1 billion during the next six years in renewal energy projects. The 52 projects to be developed between 2010 and 2016 will generate 250 MW, which will be sold to the Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENE) at an average price of US$.10 cents per kWh.

Héctor Borjas, vice president of the Asociación Hondureña de Pequeños Productores de Energía, said 50,000 jobs would be created in more than 30 municipalities.

Along those lines, the Export-Import Bank of the United States (Ex-Im Bank) is helping Spanish company Gamesa sell 51 wind turbines to Honduras, which will be produced at a factory just outside Philadelphia. Ex-Im Bank, based in Washington, is financing US$159 million of the US$300 million total cost of the 102-MW wind farm, which involves G87 2-MW wind turbines.

When operational, the wind farm – located 20 kilometers (12.4 miles) south of Tegucigalpa in the municipalities of Santa Ana and San Buenaventura – will be the largest in Central America, producing about 6% of Honduran electricity supply.

“Renewable energy is frequently more costly than fossil fuel, but in this case, wind power for Honduras is a low-cost solution,” said Fred Hochberg, the bank’s president. “We’re about creating U.S. jobs, and it doesn’t matter whether the company is American-owned or Spanish-owned. It’s not that easy for a Central American power company to get an 18-year loan on its own, and by our guaranteeing it, we make that transaction happen.”

The transaction was among the first exports from Gamesa’s two Pennsylvania factories and marked the first time the company has used Ex-Im Bank financing. It was also Ex-Im Bank’s first renewable energy deal utilizing the bank’s new carbon-policy incentives, including an 18-year repayment term.

In Costa Rica, workers are constructing the first wind farm in the country’s Central Valley near Santa Ana. The project is expected to become operational in August 2012, according to CNFL, a subsidiary of ICE, and will produce enough electricity to power about 6,000 residences.

httpv://www.youtube.com/watch?v=jJfterkkH8M

Meanwhile, Blue Power & Energy has signed a US$80 million financing agreement with Banco Internacional de Costa Rica (Bicsa) for completion of a wind energy project in Nicaragua. The farm will be able to generate 39.6 MW of clean energy, providing annual savings of $22 million, said Energy Minister Emilio Rapaccioli.

Joaquín Cuadra, director of Blue Power, said that so far, “they have built the foundation for the installation of three wind turbines and eight miles of access roads.”

The farm will require an investment of US$115.8 million and will include 22 Vesta wind turbines. Blue Power recently signed sales contracts with power distributor Natural Gas at a cost of US$104.50 per MW produced. This will be the third private company to produce wind power in Nicaragua after Amayo I and II.

Energy multinational AEI last May acquired 47.5% of Amayo I and II, which produces 63 MW of clean energy. AEI bought the shares from Texas-based Arctas Capital Group. It then bought an additional 47.5% interest in Amayo II from Guatemalan firm Centrans Energy Services for an undisclosed amount.

Arctas said the two-phase Amayo project represents an investment of about US$150 million. About US$71.3 million for the first phase was furnished by the Central American Bank for Economic Integration (CABEI). Discussions are under way with CABEI and two or three other lenders for a loan for the second phase.

Since the Parque Eólico Amayo’s inauguration two years ago, Nicaragua has saved US$58 million in petroleum costs, the Honduran daily La Prensa reported in July. Production at the park – the largest in Central America, with 250 million kWh per year – represents 11.6% of national demand.

Manuel Callejas Montenegro, director of the Amayo plant, said the energy produced at the wind power plant is 40% higher than that produced at standard energy power plants. Each kilowatt produced by Amayo I costs US$87, and by Amayo II, US$92. That’s much cheaper than standard plants, where electricity costs US$210 per kilowatt-hour at the Nicaragua plant and up to US$160 at the Che Guevara plant at Albanisa.

But the biggest wind producer of all may end up being Panama, where Energy & Environmental Engineering Corp. plans to invest US$720 million in two power projects at Anton Sur and La Colorada. These projects are each expected to add 90 megawatts to Panama’s national grid.

Permits for the projects are expected to be approved by December 2011. Construction of the facilities should begin in early 2012, taking about 18 months, according to the website breakbulk.com.

by Larry Luxner – Infosurhoy.com[captionpix imgsrc=”https://thecostaricanews.com/wp-content/uploads/2011/11/wind1.jpg” align=”left” captiontext=”Entre 2009 y 2010, la región que comprende Guatemala, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Panamá y Belice generó 237,2 gigavatios/hora de energía eólica. Los proyectos más importantes se encuentran, sin embargo, en Costa Rica y Nicaragua.”]Debido a las fluctuaciones cada vez más imprevistas de los precios del petróleo y del calentamiento global, que se ha convertido en una creciente amenaza, las turbinas eólicas ecológicas, poco frecuentes en Centroamérica en el pasado, aparecen de pronto en valles y llanuras desde Panamá hasta Guatemala.

Entre 2009 y 2010, la cantidad de electricidad generada mediante energía eólica en Centroámerica se incrementó en un 120%, según un estudio realizado por la Comisión Económica de Naciones Unidas para América Latina (CEPAL).

Durante ese período, la región que comprende Guatemala, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Panamá y Belice generó 237,2 gigavatios/hora de energía eólica. Los proyectos más importantes se encuentran, sin embargo, en Costa Rica y Nicaragua.

En junio pasado, el gobierno hondureño anunció que invertirá US$2,1 mil millones de dólares durante los próximos seis años en proyectos de energía renovable. Los 52 proyectos a ser desarrollados entre 2010 y 2016 generarán 250 MW, los cuales serán vendidos a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENE) a un precio promedio de US$0,10 centavos por kWh.

Héctor Borjas, vicepresidente de la Asociación Hondureña de Pequeños Productores de Energía, anunció la creación de 50 mil puestos de trabajo en más de 30 municipios.

En esa misma línea, el Banco de Exportación e Importación de Estados Unidos (Ex-Im Bank) ayuda a la empresa española Gamesa a vender 51 molinos de viento a Honduras, los cuales serán producidos en una fábrica en las afueras de Philadelphia. Ex-Im Bank, con sede en Washington, financia US$159 millones del costo total de US$300 millones del parque eólico 102-MW, el cual incluye turbinas eólicas G87 de 2-MW.

Una vez en funcionamiento, el parque eólico, ubicado a 20 kilómetros al sur de Tegucigalpa, en los municipios de Santa Ana y San Buenaventura, será el más grande de Centroamérica, con una producción cercana al 6% del suministro de energía de Honduras.

“Generalmente, la energía renovable es más costosa que el combustible fósil, pero en este caso, la energía eólica es una solución de bajo costo para Honduras”, señaló Fred Hochberg, presidente del banco. “Estamos a punto de crear puestos de trabajo estadounidenses, y no interesa si la compañía es estadounidense o española. No es tan fácil para una empresa energética centroamericana obtener un préstamo a 18 años por sus propios medios, y gracias a que lo garantizamos, logramos llevar adenta dicha transacción.”

La transacción fue una de las primeras exportaciones de las dos fábricas de Gamesa en Pennsylvania, y fue la primera vez que la empresa utilizó financiación del Ex-Im Bank. También fue el primer acuerdo de energía renovable del Ex-Im Bank utilizando los nuevos incentivos de la política de carbono, entre las que se incluye un plazo de 18 años para el pago.

En Costa Rica, los trabajadores están construyendo el primer parque eólico en el Valle Central del país, cerca de Santa Ana. Se espera que el proyecto entre en funcionamiento en agosto del 2012, según CNFL, filial de ICE, y producirá energía suficiente para abastecer a cerca de 6 mil hogares.

httpv://www.youtube.com/watch?v=jJfterkkH8M

Mientras tanto, Blue Power & Energy ha firmado un acuerdo de financiamiento de US$80 millones con el Banco Internacional de Costa Rica (Bicsa) para completar un proyecto de energía eólica en Nicaragua. El parque podrá generar 39,6 MW de energía limpia, generando un ahorro anual de $22 millones, indicó el ministro de Energía Emilio Rapaccioli.

Joaquín Cuadra, director de Blue Power, señaló que hasta el momento, “se han construido los cimientos para la instalación de tres turbinas eólicas y 13 kilómetros de caminos de acceso”.

El parque requerirá de una inversión de US$115,8 millones e incluirá 22 aerogeneradores Vesta. Blue Power recientemente ha firmado contratos de venta con la distribuidora de energía Gas Natural, a un costo de US$104,50 por MW producido. Esta será la tercera empresa privada en producir energía eólica en Nicaragua, tras Amayo I y II.

El pasado mes de mayo, la multinacional de energía AEI adquirió el 47,5% de Amayo I y II, que produce 63 MW de energía limpia. AEI compró las acciones a Arctas Capital Group, con sede en Texas. Luego compró un interés adicional del 47,5% en Amayo II a la firma guatemalteca Centrans Energy Services, por un monto no revelado.

Arctas dijo que el proyecto Amayo, de dos etapas, representa una inversión de cerca de US$150 millones. Un total de casi US$71,3 millones fue proporcionado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para la primera etapa. Actualmente se están realizando negociaciones para la obtención del préstamo para la segunda etapa, entre BCIE y otras dos o tres entidades crediticias.

Desde la inauguración del Parque Eólico Amayo hace dos años, Nicaragua ha ahorrado US$58 millones en gastos de petróleo, informó en julio el periódico hondureño La Prensa. La producción en el parque, el más grande de Centroamérica, con 250 millones de kWh por año, representa el 11,6% de la demanda total del país.

Manuel Callejas Montenegro, director de la planta Amayo, dijo que la energía producida en la planta de energía eólica es 40% mayor a la producida en plantas estándar de energía. Cada kilovatio producido por Amayo I cuesta US$87, y cada uno producido por Amayo II, US$92. Este costo es mucho menor al de las plantas estándar, donde la electricidad tiene un costo de US$210 por kilovatio hora, en la planta de Nicaragua, y hasta US$160 en la planta Che Guevara en Albanisa.

No obstante, el mayor productor de energía eólica de todos puede terminar siendo Panamá, donde Energy & Environmental Engineering Corp. planea invertir US$720 millones en dos proyectos energéticos en Anton Sur y La Colorada. Cada uno de estos proyectos se espera añadan 90 megavatios a la red de suministro de electricidad nacional de Panamá.

Se espera que los permisos para estos proyectos sean aprobados en diciembre de 2011. La construcción de las instalaciones debería comenzar a principios de 2012, la cual llevará aproximadamente 18 meses, según el sitio web breakbulk.com.

Por Larry Luxner – Infosurhoy.com